jueves, 25 de julio de 2013

raíces de nuestras heridas madre-hija.

Necesitamos explorar las raíces de nuestras heridas madre-hija. Los sentimientos esenciales de cada niña acerca de sí misma, su cuerpo y sus relaciones con otros se basan en su vínculo con su madre. Ella es nuestra fuente, y ella es nuestromodelo de cómo ser mujer. Como muchas relaciones madre-hija carecen tremendamente de intimidad y/o independencia, anhelamos la madre que nunca fue, y que nunca pudo ser.

Por este motivo, como adultas, podemos querer aprender a «remadrarnos» encontrando, a través de diversas opciones, medios para despertar en nosotras, esas cualidades maternales que buscamos. Para ello podemos volver a conectar con la niña interior, encontrar sustento y guía en una madre sustituta como una terapeuta o amiga, experimentar la condición de madre tan conscientemente como podamos, o recibir los dones de una abuela sabia.
Connie Zweig Nacimiento de un Nuevo Arquetipo
Libro Espejos del Yo
Imagen Danielle Richard

No hay comentarios: